• bitcoinBitcoin$66,292.000.28%
  • ethereumEthereum$3,550.940.81%
  • elrond-erd-2MultiversX$33.111.10%

Las DAO explicadas: así serán las empresas del futuro

Las casas de vacaciones son caras, todo el mundo lo sabe. Comprarse una no es algo que todo el mundo pueda hacer. Sin embargo, hay formas de disfrutar de una sin tener que comprarla. Podrías, por ejemplo, solicitar un préstamo al banco y pagarlo a lo largo del tiempo, pero eso significa que debes seguir los términos y condiciones de una entidad centralizada, lo que no resulta ideal.

Una solución mejor sería colaborar con todos tus amigos. Ninguno de vosotros tiene la suma total, pero en conjunto, podéis comprar la casa para todos y todos seréis dueños de la misma. Todos tendréis que hacer lo posible para mantener la casa unida. Alguien tendrá que limpiar las ventanas, otro se encargará de los suelos y otro de quitar el polvo… 

Básicamente, combinar el esfuerzo de todos permite administrar la casa en conjunto, de manera autónoma y descentralizada, sin tener que usar ayuda de una institución centralizada que la gobernaría. Nadie es el jefe, y todo el mundo es el jefe.

Así es como podríamos decir que funciona una DAO: un sistema o grupo de personas que se coordinan y gobiernan mediante contratos inteligentes para mantenerse alejados del control centralizado.

¿Qué es una DAO?

Una Organización Autónoma Descentralizada (DAO) es un sistema basado en blockchain que permite a las personas coordinarse y gobernarse a sí mismas, mientras están mediadas por una serie de reglas de ejecución automática, implementadas en una blockchain pública con gobierno descentralizado, lo que significa que es independiente del control central.

La descentralización se refiere al hecho de que no hay necesidad de intervención del gobierno central. Autónomo se refiere a la amplificación de contratos inteligentes y transacciones codificadas en blockchain,

Así que es como nuestro ejemplo sobre la casa de vacaciones. No hay un gran jefe que tome las decisiones, la casa de nuestro ejemplo y el DAO del que estamos hablando, no lo necesitan.

¿Cómo funciona una DAO?

Probablemente, la característica más importante de una DAO es el contrato inteligente, ya que es el que establece las reglas de la organización, y también es el responsable de llevar la tesorería del grupo.

Una vez que el contrato inteligente se ha puesto en marcha en Ethereum, sus reglas solo se pueden cambiar después de una votación. Si alguien intenta hacer algo que no sigue las reglas o la lógica del código, simplemente fallará. Dado que la tesorería también está definida por el contrato inteligente, el dinero no se puede gastar sin contar con la aprobación del grupo.

Esto se traduce en que una DAO no necesita una autoridad central, ya que depende del grupo para tomar una decisión colectiva, mientras que los pagos se autorizan automáticamente cuando se aprueban los votos.

Todo esto es posible gracias al hecho de que los contratos inteligentes son a prueba de manipulaciones una vez que están activos en la red Ethereum. Las reglas de la DAO prohíben la edición del código sin ser detectado, ya que todo es público.

Volviendo a nuestro ejemplo, es como si nadie pudiera hacer cambios en la casa por sí mismo.

Puedes pensar que unas cortinas verdes quedarían mejor en la sala de estar, pero no podrás cambiarlas por ti mismo. En cambio, tendrás que proponer el cambio y el resto de miembros de la casa lo votarán. Si a la gente le gusta la idea, se implementará el cambio, pero, si la gente no está de acuerdo, no se cambiarán las cortinas. 

De esta forma, nos aseguramos de que todo el mundo está contento con todos los cambios que se realizan.

El problema del agente principal

Quizá la mayor ventaja de una DAO es que resuelve el problema del agente principal o “Principal-Agent Dilemma” como se conoce en inglés.

Cuando un sistema tiene una estructura que puede permitir a una entidad (el “agente”) tomar decisiones o realizar acciones en nombre de otra entidad (el “principal”), existe un riesgo intrínseco en las metas, prioridades o accesos divergentes a información importante de las respectivas partes.

Este es el problema del agente principal, y se refiere al hecho de que el agente podría actuar en su propio interés, a pesar de que el agente fue elegido para tomar decisiones en nombre de los intereses del grupo principal.

Dado que una DAO no permite que se realicen cambios sin un voto, tal problema no puede existir, excepto en casos extremos de piratería, que son muy raros.

Esto es exactamente lo que decíamos anteriormente. Si todos pudieran tomar decisiones, podríamos cambiar las cortinas sin consultar a nadie, tal vez incluso a sabiendas de que algunas personas odian el color verde. 

Dejar que alguien tenga todo el poder puede tener resultados desastrosos incluso cuando esa persona fue elegida de forma democrática, ya que podría tener sus propios intereses ocultos. Tener que consultar con todos significa que la mayoría, si no todos, estarán contentos con el resultado final.

¿Cómo hacerse miembro de una DAO?

Hay dos formas de hacerse miembro de una DAO. La membresía puede determinar cómo funciona la votación y otras partes importantes de la DAO.

La primera de las formas es la membresía basada en tokens. Esta no suele necesitar permisos. Estos tokens se pueden intercambiar en un intercambio descentralizado. Otros se pueden ganar proporcionando liquidez u otros tipos de prueba de trabajo. Básicamente, consiste en tener un token que otorga el derecho a votar.

Esta opción generalmente se utiliza para controlar amplios protocolos descentralizados o incluso tokens. MakerDAO sería un buen ejemplo. Su token, MRK, se puede encontrar en diferentes intercambios descentralizados, lo que significa que cualquiera puede influir en el futuro del protocolo adquiriendo el token.

La segunda forma es la membresía basada en acciones. Esta requiere de más permisos, aunque sigue siendo bastante abierta. Un miembro tiene la opción de enviar una propuesta para unirse a la DAO, generalmente ofreciendo algunos tokens como tributo. Las acciones significan poder de voto directo y propiedad.

Este tipo es más común en organizaciones más unidas y centradas en las personas, como clubes de inversión u organizaciones benéficas. También puede gobernar protocolos y tokens. 

Un buen ejemplo sería MolochDAO, que se centra en la financiación de proyectos de Ethereum. Normalmente, esta organización solicita una propuesta de membresía para que el grupo pueda evaluar si dicha persona tiene el capital y la experiencia necesaria para tomar las decisiones correctas para el protocolo.

En otras palabras, es como si otra persona quisiera unirse a la casa que habéis comprado juntos pero quisiera hacer algunos cambios. Los miembros actuales analizan a la persona y su propuesta, cómo funcionarían esos cambios con el diseño existente y luego se toma una decisión basada en una votación. ¡La democracia es increíble!

Conclusión

Una DAO representa un sistema basado en blockchain donde los participantes pueden coordinarse y gobernarse sin tener que usar un control centralizado. Se gobiernan utilizando reglas de ejecución automática que luego se implementan en una cadena de bloques pública donde la gobernanza está descentralizada.

Esto significa que cada cambio propuesto o cada dinero gastado tiene que pasar por una votación de la comunidad. Los cambios ocurren solo si la comunidad está de acuerdo con ellos, lo que mantiene las cosas justas para todos.

DAO también resuelve el problema del agente principal, lo cual supone un gran beneficio.

ARTÍCULO ANTERIORSIGUIENTE ARTÍCULO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *