• bitcoinBitcoin$67,639.000.37%
  • ethereumEthereum$3,503.80-0.50%
  • elrond-erd-2MultiversX$33.87-0.24%

¿Qué son los liquidity pools y para qué sirven?

En este artículo os explicaremos qué son los liquidity pools, cómo funcionan y cuál es su papel en el ecosistema DeFi.

También cubriremos algunas de sus ventajas, explicando brevemente las diferencias entre los intercambios DeFi más populares y qué tipo de fondos de liquidez ofrecen.

¿Qué son los liquidity Pools? Tecnologías principales

Las Liquidity Pools o fondos de liquidez constituyen una de las tecnologías detrás del ecosistema DeFi actual, siendo una parte esencial de los AMM (AUTOMATED MARKET MAKERS), YIELD FARMING y los PROTOCOLOS de tipo BORROW-LEND.(de préstamo y de crédito), por mencionar solo algunas de las áreas DeFi.

Un Liquidity Pool (fondo de liquidez) representa, en esencia, unos fondos bloqueados en un Smart Contract.

Se utilizan para facilitar una variedad de funciones, como el comercio y los préstamos, siendo el pilar de muchos intercambios descentralizados (DEX).

Pero antes de profundizar en el mecanismo detrás de estos liquidity pools y los AMM, veamos por qué los necesitamos en primer lugar.

 ¿Por qué son necesarios los liquidity pools?

Actualmente, hay dos tipos de DEX en Ethereum: los intercambios basados ​​en LIBROS DE ÓRDENES peer-to-peer, (o entre pares) como RADAR RELAY, e intercambios basados ​​en liquidez, como BANCOR Y UNISWAP.

El mecanismo de transacciones crypto más utilizado es order book trading, que se utiliza para determinar la compatibilidad de las solicitudes de los compradores con las ofertas de los vendedores y que, por lo tanto, se basa en la ley de la oferta y demanda.

En el caso del trading con libro de órdenes, los compradores y vendedores realizan pedidos con el precio preferido de cada uno para un determinado token (los compradores colocan órdenes de compra y los vendedores órdenes de venta, respectivamente).

Como es normal, los compradores intentan adquirir un activo criptográfico al precio más bajo posible, mientras que los vendedores intentan venderlo al precio más alto posible.

Para que la transacción se lleve a cabo, tanto el comprador como el vendedor deben acordar un precio, es decir, debe de haber un consenso.

 

Este matching engine tiene la función de hacer coincidir una solicitud recibida con el precio ofrecido. Este protocolo ejecutará y completará la transacción solo cuando dicha compatibilidad esté disponible.

Tipos de traders en trading con libro de órdenes

Cuando hablamos de trading con libro de órdenes, podemos especificar dos tipos de traders:

Takers – Aquellos que aceptan el precio ya incluido en el libro de pedidos;

Market Makers – aquellos que realizan pedidos (órdenes) a precios que aún no están disponiblesen el order book;

Estos últimos son los que aportan liquidez y permiten a otros traders negociar activos, sin esperar a un vendedor o comprador con intenciones compatibles.

Si este tipo de trading suele funcionar bien cuando hay suficientes compradores y vendedores en el mercado y para activos con alta demanda y liquidez, en el caso de tokens que no tienen liquidez, por bajo interés o volumen, puede que no sea la mejor elección.

Estos tokens no solo pueden volverse difíciles de vender / comprar, sino que también pueden verse afectados por fluctuaciones de precios impredecibles como resultado de grandes transacciones individuales.

Como consecuencia, es menos probable que se adopten los tokens que se caracterizan por una alta volatilidad y conversiones ineficientes. En DeFi, la dependencia excesiva de los market makers externos puede llevar a transacciones relativamente lentas y costosas.

Aquí es donde entran los Automated Market Makers (AMM) y sus fondos de liquidez. Los AMM han cambiado este aspecto ya que no necesitan libros de órdenes.

 

En su lugar, utilizan Smart Contracts para formar liquidity pools que ejecutan transacciones automáticamente en función de ciertos parámetros predefinidos. Los liquidity Pools eliminan así la dependencia de los tokens del volumen de transacciones y aseguran una liquidez constante a diferentes precios.

¿Cuáñ es el principio de funcionamiento de estos liquidity pools?

Por lo general, un liquidity pool incluye dos tokens y crea un mercado específico para ese par de tokens en un DEX.

Un ejemplo de un par de tokens popular es DAI / ETH. EL primer proveedor de liquidez (LP) es el que establece el precio inicial de los activos en el grupo recién creado y agrega un valor igual de los dos tokens. Por ejemplo, suponemos que se comienza con 10 USD DAI y 10 USD ETH

De este modo, ahora los inversores pueden transaccionar desde y hacia el fondo de liquidez. Para que el comprador pueda adquirir, ya no es necesario tener un vendedor disponible en ese mismo momento, sino solo la liquidez suficiente a la que se puede acceder en el fondo.

Además, esto supone que el fondo de liquidez permite a los inversores transaccionar con estos fondos las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

El concepto de suministro equitativo de ambos activos es el mismo para todos los demás proveedores de liquidez que deseen proporcionar liquidez al fondo.

Como cualquier persona puede ser un proveedor de liquidez (siempre que disponga de los activos adecuados para la plataforma elegida) los AMM han hecho más accesible el market making.

A cambio de que sus fondos estén disponibles, los proveedores de liquidez obtienen tokens LP, que tienen valores proporcionales a su participación en la liquidez total.

Siempre que se facilita una transacción, se aplica una tarifa y se distribuye proporcionalmente entre todos los proveedores de liquidez.

Si un proveedor de liquidez decide recuperar su liquidez subyacente, así como las tarifas acumuladas, debe pasar los tokens LP que tiene a través del proceso de burn.

La relación entre los tokens del Liquidity Pool dicta el precio de esos respectivos activos.

Por ejemplo, cuando compras DAI del grupo de liquidez DAI / ETH,  el suministro de DAI en ese grupo disminuye, mientras que el suministro de ETH aumenta proporcionalmente. Esto conducirá a un aumento en el precio de DAI y a una disminución en el precio de ETH.

Es importante tener en cuenta que los grandes grupos de liquidez tienen la ventaja de asegurar transacciones en grandes cantidades, pero sin que el precio de los criptoactivos incluidos cambie demasiado. Este fenómeno provoca menos slippage, al tiempo que garantiza una mejor experiencia de operaciones.

¿En qué casos se utilizan los liquidity pools?

Uno de los protocolos DeFi más populares utilizados para el intercambio de criptomonedas, y que ofrece las formas más básicas de liquidity pools es Uniswap, un intercambio descentralizado de ETH y tokens ERC-20, que cobra una tarifa de 0,3% en todos sus liquidity pools.

Sin embargo, hay algunos otros DEX que siguen el principio básico de los grupos de liquidez, pero difieren cuando se trata de casos de usos prácticos. Entre estos están Bancor, Sushiswap, Curve y Balancer.

Después de que se descubriera que el principio detrás de los AMM no funciona como se esperaba en el caso de las stablecoins o los wrapped tokens, Curve, un exchange en Ethereum, implementó un algoritmo ligeramente diferente y actualmente ofrece tarifas comerciales más bajas, así como un slippage más atenuado.

Además, Balancer también abordó los liquidity pools desde un punto de vista diferente, permitiendo el almacenamiento de hasta 8 tokens en un solo pool de este tipo, en lugar de los 2 típicos.

Los liquidity pools se pueden usar de diferentes maneras, y uno de los casos más comunes sería la minería de liquidez o el yield farming, a través de los cuales los proveedores de liquidez son incentivados con tokens adicionales para suministrar liquidez a ciertos grupos.

Liquidity pools – Riesgos y beneficios

En comparación con el modelo tradicional basado en libros de órdenes, los Liquidity Pools ofrecen 4 ventajas principales: 

  1. Proporcionan liquidez constante en todos los niveles de precios.
  2. El precio establecido automáticamente determina un mercado pasivo.
  3. Cualquier puede convertirse en proveedor de liquidez siempre que tenga los activos correctos para la plataforma elegida.
  4. Reducción de la fricción entre transacciones y tarifas de gas más bajas.

Con todo esto, el uso de Liquidity Pools no está exento de riesgos.

Impermanent loss, posibles bugs en los Smart contracts, riesgos sistémicos y el hacking son solo algunos de ellos, que explicaré en los siguientes videos.

Conclusiones

En conclusión, los liquidity pools eliminan la necesidad de un order book y aseguran una liquidez constante.

Al mismo tiempo, reducen considerablemtene la dependencia de los factores de decisiones del mercado externo, para proporcionar un suministro constante de liquidez a los DEX.

 

ARTÍCULO ANTERIORSIGUIENTE ARTÍCULO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *